¿Cómo aparecen espasmos infantiles?


En este primer ejemplo, se puede ver a un niño que padece un conjunto de espasmos. Cada espasmo dura menos de un segundo y empieza con un cambio repentino del comportamiento que incluye una cara de sorpresa, los ojos bien abiertos, una breve mirada fija y la elevación y extensión de ambos brazos. Entre cada espasmo, el niño parece estar bien. Este comportamiento es típico de los espasmos infantiles.


En el ejemplo siguiente, hay un niño de 6 meses que también padece espasmos infantiles. Se nota que cada espasmo se caracteriza por una mayor extensión del brazo derecho en comparación con la del brazo izquierdo, lo que surgiere que los ataques empiezan en el lado izquierdo del cerebro. Los resultados se confirmaron con pruebas neurodiagnósticas y dicho niño se sometió, además, a una exitosa hemisferectomía después de infructuosos tratamientos con varios medicamentos. Se puede leer más sobre su historia en este enlace: evanstauff.com.


El otro niño de abajo experimenta un conjunto de espasmos un poco distinto. Aunque cada espasmo dura poco y tiene el mismo comportamiento, los espasmos provocan una reacción emocional de llanto que se detiene momentáneamente con cada espasmo. Esta reacción es bastante común y varios niños que padecen los espasmos infantiles tienen ataques acompañados con llantos de pánico o ataques de alegría y carcajadas inesperadas. Las razones para este fenómeno no están claras pero se piensa que los espasmos afectan a las regiones del cerebro responsables de las emociones.


El siguiente vídeo muestra a un niño con espasmos infantiles típicos con una fuerte caída de la cabeza y la elevación de ambos brazos simultáneamente. Compárese este vídeo con el siguiente del mismo paciente.


Este vídeo de abajo muestra al mismo infante del cuarto vídeo (el anterior). En este caso, se grabó 10 semanas después del primero vídeo, y tras un ciclo de tratamiento y una mejora parcial. Fíjese en que los espasmos ya son “focales” y se presenta una caída de la cabeza más suave, así como la extensión solo del brazo izquierdo. Esto sugiere que es en el lado derecho donde se originan los espasmos. Este ejemplo demuestra la importancia de no asumir que los espasmos simétricos descartan la posibilidad de un origen focal de las convulsiones.


Todos los vídeos presentados están disponibles en www.youtube.com y se usan con permiso.


Descargo de Responsabilidad:

A pesar de los esfuerzos por mantener una página web perfectamente actualizada, le aconsejamos poner especial atención al interpretar la información aquí recogida. Este sitio web no puede sustituir los consejos ni la atención de un neurólogo pediátrico. Por favor, consulte los términos de uso.


English | Español