Ácido valproico


Breve Resumen:

Ácido valproico (Depakene®), divalproex sódico (Depakote®) y valproato sódico (Depacon®) son, prácticamente, todos el mismo medicamento conocido como “ácido valproico” o “valproato”. El ácido valproico es la forma líquida para su administración oral; divalproez sódico es una pastilla disponible en forma de liberación prolongada y en granulado; y valproato sódico es una solución para la administración intravenosa. El ácido valproico es un fármaco anticonvulsivo de amplio espectro que puede administrarse para convulsiones focales (ataques parciales complejos), convulsiones generalizadas (ausencia, mioclónico, tónico-clónico generalizado), y también espasmos infantiles. Aunque existan ciertos datos científicos anticuados que apoyan el uso del ácido valproico en el tratamiento de espasmos infantiles, parece ser mucho menos eficaz que las terapias hormonales (prednisolina y ACTH) y la vigabatrina. El ácido valproico tiene varias acciones, aunque se desconoce su mecanismo de acción concreta. Una importante razón disuasiva contra el uso del ácido valproico en el tratamiento de los espasmos infantiles está relacionada con la llamada “advertencia de recuadro negro” al vincularse con un riesgo específico de lesiones hepáticas potencialmente mortal en niños menores de 2 años. Sin embargo, este riesgo de lesiones hepáticas mortales es relativamente pequeño (aproximadamente 1 de cada 30.000 expuestos, pero es más elevado en los niños menores de 2 años que reciben varios fármacos anticonvulsivos y en niños que sufren trastornos mitocondriales—en este subgrupo de alta riesgo la cifra es de 1 por cada 5000 expuestos) y el balance global de los riesgos y beneficios favorece con frecuencia el uso del ácido valproico en el tratamiento de los espasmos infantiles a pesar de este riesgo. Hay otros efectos secundarios potenciales que se exponen a continuación. También cabe mencionar que el ácido valproico altera los niveles en sangre de muchos medicamentos lo que puede complicar la administración simultánea de varios medicamentos.

Dosis:

El objetivo es poder administrar una dosis de ácido valproico que oscile entre 30 a 80 mg/kg/día, dividida en 1 a 3 tomas al día, dependiendo de la formulación. (La preparación líquida normalmente se administra 3 veces al día). Habitualmente se prefiere empezar con una dosis baja con una escalada sistemática de la dosis que se amplía en el plazo de varias semanas o meses. Sería prudente realizar un análisis de los niveles en sangre del ácido valproico cuyo preferible nivel en sangre es de aproximadamente 50 a 150 µg/mL.

Efectos Secundarios:

El ácido valproico está relacionado con efectos secundarios relativamente suaves que son típicos de otros medicamentos (e.j. náuseas, vómitos, sarpullido, dolor de la cabeza, fatiga, etc.). En raras ocasiones, el ácido valproico se ha relacionado con lesiones hepáticas potencialmente graves, pancreatitis y toxicidad de la médula ósea (anemia aplásica). Además, es un teratógeno (causante de defectos de nacimiento) y es conocido por ocasionar aumento de peso y pérdida de cabello y también puede ocasionar disfunción ovárica (ovarios poliquísticos). Aún así, la mayoría de pacientes que toman el ácido valproico no experimentan efectos secundarios que conllevan a la suspensión del tratamiento. Se recomienda realizar análisis periódicos de sangre para monitorizar la función de los órganos con mayor frecuencia en los primeros meses de la terapia.


Descargo de Responsabilidad:

Este medicamento solo puede administrarse bajo la supervisión directa de un médico.

A pesar de los esfuerzos por mantener una página web perfectamente actualizada, le aconsejamos poner especial atención al interpretar la información aquí recogida. Este sitio web no puede sustituir los consejos ni la atención de un neurólogo pediátrico. Por favor, consulte los términos de uso.


English | Español