Prednisolina y ACTH


Resumen Breve:

Existe evidencia contundente en literatura científica sobre el tratamiento de espasmos infantiles por medio de terapias hormonales. Estos tratamientos incluyen múltiples agentes tal como corticoides (ej: prednisona, prednisolina, hidrocortisona), ACTH (hormona adrenocorticotropa, también llamada corticotrofina, y promocionado como Acthar al igual que tetracosactida (Synacthen®), una forma sintética modificada de ACTH que usualmente se usa fuera de los Estados Unidos). ACTH es una hormona que se produce en el cerebro, la cual causa que las glándulas adrenales produzcan cortisol (otra hormona natural que es muy similar a la prednisolina). Esto en parte explica porque estos tratamientos son similares en eficacia y efectos secundarios. El mecanismo exacto por la cual impactan a los espasmos infantiles es desconocido. Existe un debate en curso sobre cual forma de terapia hormonal es la más eficaz. Aunque es claro que ACTH tradicional de dosis alta es superior a dosis típicas de prednisolina (2 mg/kg/dia), dosis muy altas de predinisolina (4-8 mg/kg/dia) parecen mostrar índices de respuesta similares en comparación a ACTH. Además, existe un debate en curso referente a la equivalencia de varias dosis de ACTH.

Prednisolina es proveído en forma de líquido, con un sabor desagradable. El sabor puede ser ocultado por los farmacéuticos usando una variedad de sabores, con éxito variable. En contraste, ACTH es proveído en forma de gel inyectable. ACTH debe ser inyectado dentro del musculo, y así, los padres deben ser entrenados para administrar estas inyecciones intramusculares.

Predisona (que no debe ser confundido con Predinisolina) es un medicamento corticosteroide similar que a menudo se usa en el lugar de prednisolina. El hígado convierte prednisona a prednisolina, el ultimo siendo la droga activa. Prednisona y prednisolina generalmente son considerados equivalentes e intercambiables, aunque prednisolina tiene un sabor más agradable y deja un sabor más placentero en la boca.

Dosis:

Para prednisolina, la dosis oscila de 2 a 8 mg/kg/dia (con una dosis máxima diaria de 60 mg). El horario de administración varía considerablemente, de cada dos días, a días con múltiples dosis. El régimen con más éxito en estudios publicados es de 6 a 8 mg/kg/dia, dividido en tres dosis cada día. La duración de la terapia es corta, y una respuesta exitosa usualmente se consigue en 2 semanas. El típico curso del tratamiento dura de 2 a 4 semanas (incluyendo la reducción de la dosis del medicamento).

Referente al ACTH, la dosis oscila de 80 a 150 unidades internacionales por metro cuadrado del área superficial del cuerpo. (Esto se calcula basado en el peso del paciente y su estatura). El régimen con más éxito en estudios publicados es 150 UI/m2, dividido en 2 dosis cada día. Como con prednisolina, el curso del tratamiento es corto, y respuestas exitosas usualmente se logran en menos de 2 semanas. Similarmente, una duración típica del tratamiento es de 2 a 4 semanas.

Effectos Secundarios:

Prednisolina y ACTH tienen efectos secundarios similares. Efectos secundarios comunes incluyen irritabilidad, aumento de apetito, aumento de peso, hipertensión (presión arterial alta), e hiperglicemia (altos niveles de azúcar en la sangre). Visitas frecuentes al médico (por ejemplo dos veces a la semana) para verificar que no existe hipertensión e hiperglicemia son cruciales para identificar estos posibles efectos secundarios lo más pronto posible para evadir complicaciones serias. Un efecto secundario común y severo es represión del sistema inmunológico, el cual crea un riesgo muy peligroso y potencialmente infecciones amenazantes como neumonía o sepsis (infección en la sangre). Infantes tratados con estos medicamentos deben evadir exposición a otros niños o adultos enfermos, ya que infecciones que parecen ser leves se pueden convertir mucho más severas con un sistema inmunológico represivo. Salas de espera de las clínicas o los hospitales también deben ser evadidos. Otros efectos secundarios serios incluyen ulceras estomacales, anomalía de los electrolitos (especialmente bajos niveles de potasio), glaucoma, miopatía (un desorden muscular que causa debilidad), y sanación de heridas disminuida. Protectores gastrointestinales como ranitidina (Zantac) y famotidina (Pepcid) son recetados rutinariamente al mismo tiempo que estos medicamentos para prevenir ulceras estomacales. Vacunas deben ser atrasadas por varios meses después de terminar la terapia hormonal. Vea nuestra página de vacunas.


Descargo de Responsabilidad:

Este medicamento solo puede administrarse bajo la supervisión directa de un médico.

A pesar de los esfuerzos por mantener una página web perfectamente actualizada, le aconsejamos poner especial atención al interpretar la información aquí recogida. Este sitio web no puede sustituir los consejos ni la atención de un neurólogo pediátrico. Por favor, consulte los términos de uso.


English | Español